Consejos para medir correctamente la presión de los neumáticos

¿Si llevo el auto muy cargado debo variar la presión? ¿Debo medir en frío o en caliente? ¿Qué ocurre si la presión es demasiado alta? ¿Y baja? Sigue leyendo y responde a estas y otras importantes preguntas.

Ya debes saber que la presión de los neumáticos es un factor muy importante para la seguridad del vehículo. Tanto el exceso, como el defecto de presión puede poner en riesgo tu seguridad y la de tus ocupantes.

Para que esto no ocurra, lee atentamente este artículo donde explicamos por qué es importante tener la presión correcta y cómo medirla eficazmente.

Antes de explicarte cómo medir correctamente la presión de los neumáticos, conoce cuáles son las consecuencias de una presión incorrecta:

¿Qué pasa si la presión está por debajo de lo recomendado?

Si tu vehículo circula con los neumáticos a menor presión de lo que deberían, sufrirán varias consecuencias. Por un lado se desgastarán más rápido, además lo harán de forma irregular (por los bordes más que por el centro) y existe el riesgo de sufrir deformaciones y pérdida de adherencia.

Cuando la pista está mojada también es peligroso que la llanta tenga una presión inferior a la debida, porque no es capaz de desalojar el agua de forma eficaz y se produce el fenómeno conocido como aquaplaning.

Incluso podemos sufrir un pinchazo o bajada de llanta por este motivo. Pero no solo eso, una presión deficiente hará que el auto consuma más combustible, afectando a nuestro bolsillo.

¿Qué pasa si la presión está por encima de lo recomendado?

Por el contrario, cuando la presión es más alta de lo recomendado lo primero que se aprecia es que el desgaste es irregular ya que se desgasta más por el centro que por los bordes.

Además, al haber una menor superficie de contacto la adherencia se ve reducidaOtra consecuencia es que el neumático ‘rebota’ más ante las irregularidades del terreno, lo que afecta a la suspensión.

¿A qué presión debo inflar las llantas?

neumáticos

Ahora que ya sabes por qué no debes llevar las llantas a una presión incorrecta, la siguiente pregunta es; ¿cuál es la presión correcta?

Esta pregunta no tiene una respuesta única ya que dependerá de tu vehículo y la carga que lleves en él. Para una mayor precisión, debes simplemente revisar el costado (en la parte de las especificaciones) de la llanta. O puedes optar por el manual de usuario, él cuál te indicará cuál es la presión adecuada para tu vehículo.

Un punto a tener en cuenta es que si vas a hacer un viaje largo o llevas el auto cargado al máximo necesitarás aumentar ligeramente la presión, entre 0,1 y 0,3 bares por encima de la habitual.

Si no localizas tu manual de usuario, también puedes consultar en Internet, donde hay información sobre la presión adecuada para los distintos modelos.

¿Cuál es la forma correcta de medir la presión?

Ten en cuenta que los neumáticos con el tiempo pierden presión, por lo que nunca debes dejar de revisarlos (al menos una vez al mes), y especialmente antes de realizar un viaje.

Una vez dicho esto, es importante saber que la presión hay que medirla en frío, no en caliente. Esto significa que el momento adecuado para hacerlo es cuando el auto no lleva mucho tiempo circulando, sino cuando ha recorrido pocos kilómetros (menos de tres) y aún no se ha calentado.

Si no tienes más remedio que medir en caliente (es decir, cuando ya llevas un rato circulando), es recomendable que añadas un poco más de presión (unos 0,2-0,3 bares) a la recomendada.

El motivo es que los gases (en este caso el aire que se encuentra dentro del naumático) se expanden cuando aumenta la temperatura, por lo que la presión mostrada en caliente será ligeramente superior a la presión en frío.

Otro consejo es que midas la presión en diferentes lugares, no siempre en el mismo, porque puede ocurrir que el manómetro (aparato utilizado para medir la presión) de la estación de servicio que está cerca de tu casa esté mal calibrado y por tanto la presión de tus neumáticos no será la correcta. Otra buena opción es comprar un manómetro portátil para llevar siempre en el auto.

neumáticos
En la imagen, un manómetro.

Por otro lado, si la presión está por encima de lo indicado no se debe desinflar en caliente. Si debes desinflarla un poco, espera hasta que hayan pasado dos o tres horas desde que el vehículo estuvo en movimiento.

Por último, toma como rutina medir también la presión de la llanta de repuesto cuando midas la de las otras cuatro. Así, cuando la necesites estará en perfecto estado para su uso. ¡Buenas rutas!

Cuéntanos…

¿Conocías estos consejos?

¿Cada cuánto tiempo mides la presión de tus neumáticos?