Marchas largas, evitar acelerar bruscamente o no frenar intempestivamente son algunas de las reglas de oro que nos han dado para obtener un menor consumo; sin embargo ¿son realmente eficaces en el 100% de los casos?

Cuando adquirimos nuestro primer auto, a muchos nos ‘’recomendaron’’ revolucionar el coche lo menos posible con el fin de ahorrar un poco de combustible; y aunque el tip nos haya caído como anillo al dedo luego de haber invertido una fuerte suma de dinero, no reparamos en que estos temas no se pueden estandarizar.

Es decir, los autos traen consigo mecánicas diferentes (distintos motores y transmisiones) y estos se rigen bajo un patrón de uso, por lo que, en determinadas circunstancias, andar a bajas revoluciones puede traer severas consecuencia a nuestro auto y, de paso, a nuestro bolsillo.

¿CÓMO SABER SI ESO AFECTA A MI AUTO?

Marchas largas
Los autos traen consigo mecánicas diferentes y estos se rigen bajo un patrón de uso
  • Si tienes un auto con motor a gasolina aspirado (Sin turbo):

Este tipo de propulsores tienden a poseer menos fuerza en bajas y medias revoluciones. Por consiguiente, el hecho de andar con la marcha larga (de 2,500 rpm a más) con una velocidad menor, puede provocar una falta de potencia para avanzar y provocará que se pise más el acelerador, lo que a la vez generará un mayor consumo.

Lo mejor es utilizar la marcha correcta, la cual provocará pisar lo menos posible el acelerador y por consiguiente obtendremos un menor consumo.

  • Si posees un auto de motor a gasolina con turbo:

Este tipo de vehículos tienen una mayor ventaja gracias al turbocompresor que permite al auto responder en bajas y medias revoluciones. Recuerda que el turbo está activado desde que el motor está encendido pero desarrolla toda su potencia cuando empieza a soplar entre las 1,500 y 3,000 rpm.

Este sistema permite hacer los cambios más rápidos que el aspirado, y de esta manera poder contar con mayor potencia sin revolucionar tanto el vehículo.

  • Y con los vehículos de motor diésel:

Estos autos obtienen su potencia entre las 1,500 y 2,000 rpm, lo que les permite cambiar de velocidad con mayor rapidez que otros propulsores, sin la necesidad de sacrificar potencia ni tener que pisar el acelerador a fondo.

Además, esto permite andar en marchas largas sin perder potencia y cambiando de marcha entre las 2,000 y 2,500 rpm.

5 AVERÍAS QUE CAUSAN LAS BAJAS REVOLUCIONES

Marchas largas
¿Qué averías provocan las bajas revoluciones?

Cuando las revoluciones son muy bajas para la velocidad en la que está circulando el vehículo, será el motivo por el cual pisarás más el acelerador para que sientas la respuesta del vehículo.

Esto generará mayor consumo y problemas mecánicos generados por la concentración de suciedad en la cámara de combustión por la no expulsión correcta de la suciedad.

Aquí te enumeramos 5 fallas que ocasionan andar a bajas revoluciones. A tomar en cuenta:

  1. Daños en la culata: El principal daño que se produce es el aumento de la temperatura en la cámara de combustión y podría causar la deformación de la culata o que la empaquetadura colapse.
  2. Desgaste de cilindros: Al momento de ir con revoluciones bajas no permite que el pistón haga todo su recorrido, esto genera que se desgaste por fricción y aumenta la temperatura.
  3. Válvula EGR: La válvula en mención es la encargada de la recirculación de gases y el ir con bajas revoluciones podría obstruir el mecanismo.
  4. Turbo: El exceso de carbono producirá fallar en el mecanismo de la turbina y puede ser costosa su reparación.
  5. Filtros: Sin duda el ir con revoluciones bajas aumentará el hollín y producirá una obstrucción lo que causará el aumento de combustible.

ENTONCES, ¿NO DEBO AUMENTAR LAS RPM?

Marchas largas
¿Debo o no aumentar las rpm?

De vez en cuando sí es bueno aprovechar ciertas circunstancias para aumentar un poco las revoluciones y así evitar la acumulación de hollín dentro del motor. Algunos de los escenarios podrían ser:

  • Subiendo una pendiente
  • Adelantamientos de automóviles
  • Reingreso a las vías rápidas (Tener precaución)
  • Bajando una pendiente pronunciada
  • Al transitar por la carretera

Cabe resaltar que en caso de pendientes con mayor inclinación o llevar peso en el auto, es el momento adecuado para revolucionar el vehículo (sin miedo) con la marcha adecuada.

Por ello, es importante conservar la marcha engranada y no hacer el cambio antes de lo adecuado pensando en que así ahorrará combustible; lo único que conseguirá es forzar el motor, desgaste de piezas y mayor consumo.

CUÉNTANOS

¿Alguna vez ha fallado tu auto por andar a bajas revoluciones?