“La tecnología alternativa es el presente de la industria”

Cuando hablamos de tecnologías amigables con el medioambiente nos referimos a vehículos eléctricos e híbridos, principalmente. Estos ejemplares han llenado de información páginas de revistas especializadas, portales web, periódicos y programas de televisión en todo el mundo. No obstante, la mayor parte de personas se refieren a estos como “el futuro de la industria”, una frase un tanto obsoleta.

asd
Raúl Hidrobo, gerente propietario de Mecánica Express.

Y es que los ‘nuevos’ sistemas de propulsión, que ya están presentes en la industria hace algunos años, se ven a diario en las calles de todo el planeta. Modelos eléctricos e híbridos se comercializan a diario a nivel internacional. Aunque estos aún no representan un porcentaje mayoritario en las cifras de ventas, han ganado absoluta notoriedad en las últimas dos décadas.

Raúl Hidrobo, gerente propietario de Mecánica Express, un centro especializado en estos ejemplares, concuerda con que los autos de propulsión alternativa ya no son el futuro. “Los vehículos híbridos no son tan nuevos en el mercado. Estos ya han tenido algunos años de desarrollo y son considerados como la transición hacia los modelos eléctricos. El Ecuador, por ejemplo, es el país que más autos híbridos tiene en Latinoamérica debido a sus condiciones geográficas. Esto radica en que las marcas realizan muchas pruebas de esta tecnología en el país”, explicó el especialista.

Según el experto, la tecnología híbrida funciona gracias al uso simultáneo de dos motores (de combustión interna y eléctrico). Estos emplean baterías que acumulan la energía que ingresa por el sistema de recarga (red eléctrica) o que se autorecupera en un regenerador eléctrico para hacer que el vehículo se impulse. Cuando se trata de un modelo puramente eléctrico, el funcionamiento es el mismo obviando la utilización de un propulsor de gasolina o de diésel.

Hidrobo añadió que la importancia de estos ejemplares en esta industria está en crecimiento. “El desarrollo tecnológico detrás de estos vehículos es inmenso y esto repercute directamente en términos de cuidado ambiental, de desempeño vehicular y de ahorro en la economía. Además, han potenciado la mejora constante de los otros motores (de combustión) porque deben ser muy eficientes para tener un efecto positivo hablando de su huella ecológica”.

También reveló que la autonomía de los vehículos ‘verdes’ es un escollo que aún se debe resolver. “La autonomía es uno de los problemas con estos sistemas. No obstante, un Nissan Leaf, por ejemplo, se puede recargar entre 4 y 6 horas y brindar una autonomía de 150 kilómetros. Esto es suficiente cuando se los conduce en la ciudad, pero no cuando se trata de viajar largas distancias. Es por eso que son considerados como automotores más de uso urbano”, explicó.

En cuanto al gasto de dinero que el uso de estos ejemplares puede representar, el experto señaló que no es tan alto como se especula. “En realidad, tener un auto híbrido o eléctrico no es tan costos como se puede pensar. Nosotros realizamos estudios al respecto y podemos asegurar que se asemeja al gasto –en dinero y energía- que requiere un aire acondicionado para funcionar. Obviamente, esto puede variar dependiendo del modelo, la ubicación geográfica y el uso que se le dé al ejemplar. Pero aún así brinda ventajas”, añadió.

A criterio de Hidrobo, la industria automotriz seguirá la tendencia de desarrollar nuevos vehículos ecológicos y de mejorar constantemente las tecnologías que equipan.