La Datsun 1.200 abrió el camino para las pick up

El mercado de vehículos en Ecuador es muy cambiante y presenta sus propias complejidades. Las distintas marcas y sus distribuidores en el país han debido adaptarse a esta dinámica. Allá por el año de 1986, cuando una seria crisis afectaba a las empresas locales, Aymesa y Ayasa también vivieron momentos difíciles. Las dos compañías buscaron alternativas, con productos nuevos, que les permitieran salir adelante.

Datsun 1.200, su llegada al país

Datsun
Una camioneta que abrió el camino.

Fue entonces cuando Felipe Cordero y Patricio Acosta, representantes de las dos firmas respectivamente, decidieron importar la Datsun 1.200 para ensamblarla en Ecuador –hay que tomar en cuenta que este modelo ya se vendía en el país desde mediados de los años setenta-. Gracias a su diseño, vanguardista para la época, y a su fiable motorización la camioneta fue un éxito en ventas. Desde 1986 hasta 1999 se ensambló un total de 10.000 unidades, que fueron vendidas en todo el país.

En una patria en la que la pasión por las pick up siempre ha estado presente, la 1.200 marcó un punto de inflexión. Este ejemplar, de bella y sutil apariencia, se caracterizó por ser de tamaño contenido con capacidad para dos pasajeros. Su estética es cautivadora, y lo escribimos en presente porque a pesar de que han pasado más de 30 años desde su ingreso al mercado nacional aún se observan muchas unidades rodando con estilo por las calles de todo el territorio nacional.

El sello inconfundible de esta camioneta está en su frontal. Esta parte del vehículo, que está dominada por unos faros cuadrados (dependiendo del año también pueden equiparlos con un diseño circular) y una mascarilla doble que se extiende entre las luces, caracteriza al modelo. En la parte inferior aparece un guardachoques que en muchos casos fue de goma y en otros de metal.

Datsun
Datsun 1.200.

La silueta de este modelo se extiende de forma armónica hacia la parte trasera, pasando por el capó, con absoluta suavidad. En la parte trasera se pueden identificar fácilmente las luces que están dispuestas en el vértice que une la puerta del balde y los laterales del vehículo. Uno de los elementos que más destacó a la 1.200 de sus rivales, modelos entrañables como Toyota 1.000, fue su capacidad de carga (750 kilogramos). El cajón permitía transportar cualquier tipo de carga con absoluta facilidad. Esto se lograba gracias a la poderosa y eficiente motorización que equipa la pick up (de 1.200 cm3).

El interior se caracteriza por ser lo suficientemente espacioso para dos personas. El volante lucía un diseño sencillo pero agradable, mientras que los relojes análogos hacían las delicias de quienes amaban lo clásico y elegante.

El apasionado

Datsun
La Datsun 1.200.

Hugo Vargas, especialista en autos, señala a la Datsun 1.200 como una referente en el segmento de las camionetas livianas. Según el analista, este vehículo se acopló a la perfección a la realidad ecuatoriana y a las necesidades de las personas. “Esta pick up era bastante sencilla, no tenía nada fuera de serie pero tuvo gran acogida entre las personas. Era la camioneta que todo muchacho de colegio quería como regalo de graduación”, contó Vargas.

A decir del experto, la principal característica de este vehículo siempre fue la versatilidad que ofreció a sus propietarios. “Era fácil de usar para la carga o, incluso, para el transporte de personas; tal vez por eso tuvo tanto éxito”, recalcó.

¿Ya visitaste nuestro catálogo de nuevos? ¡Encuéntralo aquí!

¡Anímate y visita nuestra sección de autos usados!