El Experto: Análisis industrial mundial

Según los expertos -y los propios comentarios del ahora presidente de Estados Unidos- ciertas marcas de automóviles verían afectada su producción por asuntos políticos.

Hace unos meses, el director general de la planta de planeación que BMW tiene proyectada colocar en México, Raymond Witmann, mencionó que Donald Trump no era ‘’una preocupación’’ (para la industria) sino hasta que la gente vote por él.

Claro, en ese entonces nadie -sobre todo la prensa, los especialistas y las encuestadoras estadounidenses- daba por sentado que el magnate podía ganar las elecciones y colocarse como el Presidente de Estados Unidos. Sin embargo, el panorama cambió por completo.

No hace falta citar a un medio o experto en particular para mencionar que las políticas y, en suma, la postura de Trump frente a diversos temas es bastante radical y -porqué no- escandalosa. No por nada hasta ahora es tendencia en redes. Puedes googlear su nombre y fijarte que la última noticia sobre él no es menor a las 24 horas.

Pero vayamos al meollo

Entre las declaraciones mencionadas por el republicano, se difundió una que -a nuestro rubro- llamó la atención. Resulta que durante su campaña, Trump afirmó que, de ganar la presidencia, las compañías que han trasladado empleos a México pagarían un impuesto de hasta 30% para comercializar sus productos en EEUU.

La industria estadounidense se vería favorecida por las políticas proteccionistas de Trump.
La industria estadounidense podría verse beneficiada con estas nuevas políticas.

La noticia fue una bomba debido a que un generoso porcentaje de la producción automovilística de marcas como Ford, Volkswagen o Nissan se destinan al mercado estadounidense. En consecuencia, de concretarse la propuesta, podrían generar estragos arancelarios en la industria automotriz, según un especialista de Forbes México.

Del mismo modo agrega que  por un tema de costo y eficiencia en Estados Unidos, ‘’las cadenas de producción, suministro, entrega y logística’’ de los fabricantes en México no podrían realizar sus operaciones. De hecho, moverlas a otros territorios como Canadá, China o incluso América del Sur ‘’son opciones mucho más costosas’’, puntualizó.

Y también está el lado social

Claro, el alza de los aranceles y el elevado valor que tendrían los vehículos solo afecta el sentido comercial pero ¿qué hay de los trabajadores? Recordemos que en la actualidad México es el cuarto exportador de automóviles a nivel mundial y, por tanto, genera un importante grupo de empleos.

De hecho, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de México, solo este sector genera 730, 923 empleos directos y 370,000 indirectos, principalmente en la fabricación de autopartes. Y no es para menos ya que el territorio cuenta con 32 armadoras de vehículos que pertenecen a General Motors (4), Chrysler (3), Ford (3), Nissan (14), Honda (2), Mazda (1), KIA (1), Toyota (2) y Volkswagen (2).

¿Qué hay de la contaminación?

¿Contaminación? Claro. Cuando Donald Trump estaba en campaña, mencionó que el tema del cambio climático ‘’era un mito’’, aludiendo que todo era un invento para ir contra los intereses del país; es decir, el petróleo.

Es más, el entonces candidato republicano mencionó algunas políticas que, de ser elegido, pondría en marcha: eliminar la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA), fomentar la industria del petróleo y no promover el uso de energías ecológicas por su alto costo.

Si bien no mencionó de forma directa que está en contra de la evolución automotriz -en lo que a unidades verdes se refiere- es evidente que iría en contra de esta tendencia. Asimismo, ante la suspensión de la EPA, ¿qué ente se encargaría de controlar o inspeccionar las emisiones de los fabricantes automotrices?

La incertidumbre es abrumadora en las ensambladoras nacionales.
La incertidumbre es abrumadora en las ensambladoras nacionales.

Por el momento, el tema automotriz oscila entre el ‘’será y no será’’. Aunque, de establecerse las ‘’promesas’’ de Trump en la industria, seríamos testigos de cómo estas afectarían al mercado internacional y -porqué no- nacional de forma severa.

¿Qué opinas?

¿Piensas que Donald Trump beneficiará a las marcas de su país?

¿Se verá afectada la industria del motor en México?