¿Cómo financiar la entrada de tu auto?

Estás buscando opciones,  pero no sabes que hacer para poder financiar la entrada de tu auto, que debe ser más o menos el 35% del valor total del vehículo que quieres comprar. No es fácil tener este dinero a la mano, y si lo tienes – un auto, por ejemplo – a veces hasta se te hace un poco difícil “desprenderte”. No te preocupes, aquí te damos unas buenas opciones para que puedas pagar la entrada sin ningún problema.

Las primeras dos opciones son buenas si tienes un auto y estás dispuesto a venderlo o darlo como entrada por otro.

Vende tu auto

Young couple beside the car
Vende tu auto.

La primera opción no es la más fácil. Pero si ya tienes un auto, podrías venderlo y con eso pagar la entrada. Tal vez si haces esto, puedes pagar más del 20 o 35% que te piden de entrada en la mayoría de concesionarios o patios de autos autorizados. La otra es que al venderlo, pagues el mínimo que te solicitan y lo demás lo ahorres, como una especie de colchón para cualquier emergencia.

Mi recomendación es que pagues un mayor valor de entrada, así las cuotas son más bajas, el tiempo de financiación es menor y por lo tanto no pagas tantos intereses por tu carro.

Da tu auto como forma de pago

asd
Da tu auto como forma de pago.

Teniendo un auto, hay otra opción para cancelar la entrada. Puedes averiguar cuanto te dan en la concesionaria donde encontraste el vehículo que quieres por tu auto actual. Así, no te tomas el trabajo de venderlo, sino solo lo entregas como parte de pago. Eso si, mira bien cuanto te van a dar, a veces el negocio es darte muy poco.

Si te aceptan entonces tu automóvil como parte de pago, tal vez este sea más que el valor solicitado como entrada. Mejor, así abonas al valor total del vehículo y terminas pagando menos intereses.

Otro caso es si no tienes un auto para venderlo o darlo como entrada y parte de pago. Si esta es tu situación, tenemos dos opciones para ti.

Crédito de consumo

¿Qué es un crédito de consumo? es un préstamo a corto o mediano plazo que se otorga para obtener dinero de libre disposición. Está dirigido para personas que deseen realizar compras o pagos, sean personales, de salud, educación, viajes, adquisición de bienes, pagos de servicios, entre otros. Es decir, se ajusta perfecto para tu situación, para que puedas pagar la entrada de tu auto. Normalmente te comprometes a pagar el crédito de consumo entre 48 y 60 meses. La tasa de interés es la misma establecida para todo segmento.

Hoy en día el crédito de consumo lo ofrecen no solo los bancos, sino también otras entidades como, por ejemplo, las cooperativas. Algunas te piden muy pocos requisitos.

Tarjeta de crédito

Otra opción es cancelar la entrada con la tarjeta de crédito, y diferirlo para los meses que creas conveniente. Como recomendación, está la dejaría como la última de las opciones. ¿Por qué? Sencillo, los intereses son mucho más altos. Pero si tu tarjeta tiene algún beneficio – por ejemplo ganas millas – o si piensas diferirlo a pocos meses, es una buena opción.

Es bueno siempre considerar todas las opciones posibles. Es entendible que las primeras dos sean un poco más difíciles, más aún si no quieres vender tu vehículo sino tener uno adicional. Pero es bueno tenerlo como una posibilidad, más todavía si venderlo te ayuda a pagar menos intereses por el carro que deseas.

Si no tienes esa posibilidad, entonces puedes acudir a las otras dos opciones que te mencionamos aquí. Eso sí, evalúa todo y decide qué es lo mejor para ti.

Por: Carolina Vilches

 

WP MC 2