Un solo propietario, ningún golpe, mantenimientos en el concesionario.