Carro flamante, un solo dueño, no tiene ningún choque y el precio es negociable.